Viernes
16 Diciembre 2005
Medio de opinión
Portada
Ojalá
Diario de a bordo
Publicidad
DNI de Cazurra Bit
Hemeroteca

DICIEMBRE 2005
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31
NOTA: Las secciones 'Diario de a bordo' y 'Ojalá', se renuevan los martes, miércoles, jueves y viernes. La sección de 'El Púgil' se renueva todos los martes.
FAVORITOS
El Catoblepas
Juan de Mariana

GEES
Daniel Pipes

Red Liberal
Libertad Digital
AVT
Basta Ya
Cato Institute
AEI
IEA
Junkscience
Reason
TCS
Marginal Revolution
Independent
Inst. para la Lib.
CNE

Bitácoras liberales
Desde el exilio
1812
Ajopringue
Anti-Izquierdismo
Areopagítica
Barcepundit
Batiburrillo
Bitácora de LD
El Blog Liberal
Boker Tov, Sefarad
El buque negro
Cajón de sastre
Carmelo Jordá
Cine y política
El ciudadano liberal
Cocaína intelectual
Contra la servid.
El Cristal Roto
Criterio
David Millán
Desde la caverna
Desde Sefarad
Deshacer el mundo
Diarios d. Estrellas
Erpayo
Escalas Atlánticas
Feyndem
Figaro's Blog
Freelance Corner
Haciendo amigos
El halcón liberal
Hispalibertas
La Hora de Todos
Humeando letras
Jorge Valín
Laissez-Faire
El Liberal, el Feo...
Liberal Fino
El Liberal Ultra...
El Liberal Vascong.
Libertad provisional
La mano invisible
Mierda en España
El negocio de la lib.
El Observador
Pistas
Polític. incorrecto
El Príncipe
El provocador lib.
Radicalmente lib.
El Rincón
El rincón de la lib.
Road to Freedom
El Salmantino
Sandwiches
Si Rajoy fuera lib.
Sobre la Red 2.0
La Taberna Liberal
Todo un hombre

Tomania
Yoz
Zumbador
BLOQUEAR LOS PRESUPUESTOS
La desunión europea
Pedro Cabrita Reis. Lienzo. La Unión Europea está vacía, devuelve la única imagen que es posible, la sala.
ANTONIO YUSTE
LOS QUE CREARON la Unión Europea, Francia y Alemania, el Reino Unido e Italia, la desunirán, ya lo están haciendo y son parcos en miramientos. Es obligación moral, y sirve para cualquier país, bloquear los presupuestos si no responden a sus expectativas y necesidades. Nada arregla un enésimo sacrifico para salvar la consistencia de una Unión Europea herida de muerte en su ADN. La Unión Europea está muy mal constituida, es como un apósito impuesto por un enfermero displicente a una UE con llagas ontológicas de pronóstico muy grave. No se puede ser europeísta y serlo, exclusivamente, de presupuesto. ¿A quién interesa tal tipo de europeísmo, a los que se benefician del presupuesto y a quién más? A nadie más. La Unión Europea es un proyecto burocrático que se agota en el parné, en los asuntos de la talega y cuando la talega se vacía, es lo justo, el europeísmo sale por la ventana. A la Unión Europea le falta decoro institucional, buenas maneras, mejores hábitos y le sobra ignorancia y ridiculismo. ¿A quién quieren engañar los Jefes de Estado, los Presidentes y Primeros Ministros?, ¿a quién engañan cuando se calzan sable, trabuco y puñal, para reunirse y disputarse, atiborrados de cafés y paranfetaminas, el tesoro del presupuesto a vida o muerte en una noche? ¿Quién les ha metido en la cabeza que la Unión Europea consiste en celebrar un aquelarre cada seis meses?, ¿qué tipo de Unión es esa, de qué van?

De lo que van lo estamos viendo, van de “qué pasa con lo mío” y “maripuri el último”. De eso van. De la filosofía de fondo de la Unión Europea se ocupa Francia, de la ontología de la Unión Europea se ocupan los federalistas masones franceses, ellos son los que dan contenido al engendro, los que trazan los perfiles del imperio burocrático plenipotenciario que quieren poner a sus pies. Quedó bien claro con la propuesta de Constitución del chamán galo, Valery Giscard D’Estaing. Para los franceses la Unión Europea es poco más que un subproducto napoleónico, no importa con quien se hable, de izquierdas o de derechas, y si los ciudadanos europeos no respeta el instinto napoleónico que Francia quiere imprimirle a la Unión Europea su pulsión europeísta se derrumba en un santiamén. Es lo que ocurrió en el último referéndum. La verdad afloró en toda su crudeza. Las tripas napoleónicas de Francia, desde que se conoció el triunfo del “no”, emergieron, salieron a la superficie, y desde entonces flotan pestilentes en el ambiente, infectando el aire de toda la Unión Europea.

De la ontología francesa se deduce que la Unión Europea es un imperio alternativo a los Estados Unidos, libre y autónomo, para amancebarse con quien considere oportuno, con lo peor de cada casa si es necesario, para disputarle la primacía a los useños en el dominio del mundo. La ontología francesa habla de la dominación por la dominación, del poder por el poder y frú, se acabo. En Francia cualquier cosa vale con tal de debilitar a sus países vecinos, si su debilidad, olalá, les permite rehabilitar el sueño imperial napoleónico y tomar las decisiones en solitario desde los Campos Elíseos para todo el orbe. ¿Existe enajenación? Sí. El problema es que estamos ante una oligofrenia con elevadísima capacidad de destrozo si no se toma la precaución de ponerla bajo vigilancia clínica.

La Desunión Europea no se pone de mejor año si se confía su porvenir a la Gran Alemania Unificada. Para los germánicos la Unión Europea es una palanca, la palanca que necesitan para comprar el continente y llevárselo crudo. En todos los planes estratégicos de los centros de poder germánicos, los realmente existentes, su objetivo es de igual encarnadura que el galo, debilitar políticamente todas las entidades nacionales para que no estorben su programa económico imperial. Lo realmente patógeno de Alemania y Francia son las bases étnicas de su ambición. A pesar de sus complicados cálculos, combinaciones y permutas, la ambición imperial de galos y germanos se cimenta en planteamientos étnicos ridículos.

El Reino Unido aporta al enredo imperial infantil en el que ha devenido la Desunión Europea, su interés directo, inmediato, por la pela y sin más argumentos. Los ingleses se saltan los proyectos imperiales y aspiran a secas, a protegerse de ellos. A los ingleses como a los españoles nos pasa que de imperios sabemos un poco y vemos antes las intenciones que las mañas. Para Italia la Desunión Europea es un comodín y si deja de cumplir las funciones que cumple un comodín pondrán la Unión Europea a enfriar, en la nevera, donde ya está. A España se nos exigió el desarme industrial y agropecuario para integrarnos en la Unión Europea, fue una decisión de Francia que impuso no sin cierta violencia institucional al resto de socios europeos que no tardaron en saborear las mieles de tal estrategia. España era una economía muy grande, había para todos, y los depredadores hicieron el agosto. Entregamos en un mercado de 40 millones de ciudadanos con un muy interesante poder adquisitivo a cambio de unos fonditos de cohesión.

El botín ha sido deglutido, está descontado, el dinero se ha agotado, la luna de miel del crecimiento económico y la estabilidad presupuestaria ha concluido, todos se apresuran a salvar sus muebles y a España le toca bailar, era lo que cabía esperar, con la parte más fea e injusta de las decisiones de los aspirantes a imperio, esos señoritos mal criados y, siendo justos, bastante ineptos. La crisis de la Unión Europea estalló en toda su crueldad cuando España se plantó en Niza. España, el país que se había convertido en un inmenso botín para toda la sinvergonzería europea, se plantó y la fiesta del saqueo concluyó. ¿Resistirá la Unión Monetaria? Veremos, no pintan oros.

La Unión Europea necesita otros mimbres y no son los franceses y tampoco los alemanes las gentes más cualificadas para tejerlos. No saben. Nada se puede hacer sin ellos, es cierto, pero lo es más que nada es posible hacer siguiendo su estela. Es el gran drama de Europa. La falta de racionalidad de alemanes y franceses sobre su etnia, cultura e historia es una cordillera con pocos desfiladeros. Si los presupuestos europeos salen adelante a fuer de pasteleo, los europeos habremos comprado un prorroguita para retrasar el gran examen de conciencia, continuamente postergado, sobre lo que somos, lo que queremos ser y la imperiosa necesidad de encontrar un modo decente de organizarnos. Lo único cierto es que España sigue siendo el esparring con el que ensayan los grandes de Europa y al que se le ha asignado el papel de gran pagano de los costes de la ampliación cuando España representa apenas el 8% del PIB europeo. La Unión Europea ha trasladado a España a los largo de nuestra pertenencia 110 mil millones de euros. ¿Parece mucho?. A los políticos españoles, desmemoriados, olvidazidos y a medio camino entre perros y gansos, se le suele olvidar que vía déficit de nuestra balanza comercial con la Unión Europea hemos entregado a la Unión Europea cerca de medio billón de euros a lo largo de todos estos años. Añadase que buena parte del PIB español lo forman empresas cuya propiedad pertenece a empresas europeas. Bloquear los presupuestos, insisto en ello, es una excelente receta. El día 20, martes, más
.
FRANCIA PONE EL CARTEL SE VENDE
Sanear Francia
Cardenal Richelieu (1585-1642). El cura que hizo Francia.
Y
A NADA ES LO QUE ERA. Francia se propone privatizar buena parte de su gigantesco sector público para sanear las cuentas públicas. El erario público galo está exhausto y en números rojos. Francia necesita deshacerse con urgencia de su gigantesco sector público antes de que sea demasiado tarde. Paris ha tocado a rebato y todos sus tentáculos internacionales, los que han hecho negocio a cuenta de su política financiera exterior, están siendo citados para comprar una parte de las empresas públicas francesas a precios astronómicos, fabulosos para la deficitario erario público y tremendos, rayando en la extorsión, para los nuevos propietarios y adjudicatarios. Es una acción desesperada. A Abertis (ACS y La Caixa) le ha tocado hacerse cargo de la Sociedad de Autopistas SANEF, Sociedad Estatal de Autopistas del Norte y del Este de Francia, a 58 euros por acción. Los programas electorales de las distintas fuerzas políticas francesas y el debate de fondo en Francia, no invita a ser muy optimista sobre la suerte de dichas participaciones empresariales. Que Dios reparte suerte. La República gala está en sus horas más bajas. Ha puesto el cartel se vende. Una liquidación que quieren contener para aminorar su impacto político.

Florentino Pérez (ACS) encontrará acomodo, compensación a tan generosa derrama de euros en el país vecino, obteniendo el plácet de los franceses para hacerse con la empresa petrolera CEPSA, un aparcamiento temporal, hasta su entrega definitiva, cuando toque, a ElfTotalFina, y que se comunicaría a la opinión pública española como una operación de rescate para salvarla, hay que joderse, de las garras de la petrolera francesa. Es el modo por el que ACS, Florentino Pérez, que adquirió SANEF junto con la Caixa, la aseguradora AXA, propietaria del 5% de Endesa, y la familia Peugeot, se convierte en la pieza que faltaba del rompecabezas energético español. ¿Qué posición adoptará Unión FENOSA, digo Florentino Pérez, digo La Caixa, digo Francia, digo el secesionismo catalán, ante la OPA de Gas Natural sobre Endesa? Adivinen.

Los españoles no pasamos por nuestro mejor momento. Salir a la calle con paraguas, con pinzas en la nariz y embozados para protegernos de la pestilencia general no es cómodo. Lo que debe preocuparnos no es quien gana ahora, importa saber qué haremos cuando todo acabe como el rosario de la aurora. España acometió la liberalización de su economía, la privatización del sector público para alejarlo de los pastosos intereses de las burocracias partidarias y al hacerlo con pasteleo, trampa sobre trampa, con ignorancia y con muchos pasmarotes oficiando de expertos, una idea originalmente buena se ha convertido en la puerta falsa por la que se han colado siniestros intereses partidarios pero de otros estados. Nuestras grandes empresas se alejaron de la política nacional, vía su privatización, para caer en manos de otros políticos, los de allende las fronteras. Lejos quedan los fastos imperiales de la boda de Anita Aznar en El Escorial y los gesticulitos de Solchaga y sus compinches.

No importa quien es el dueño de nuestras empresas energéticas, estamos hablando de esa cosa más importante que comer todos los días, estamos hablando de energía, lo que de verdad importa es el servicio que dichas empresas nos prestan y en qué condiciones. Es un asunto que se puede complicar a gran velocidad. ¿Qué pasa si los españoles empiezan a no sentirse cómodos con el coste y la calidad del servicio energético que se nos presta? Si así ocurriera puede que haya que seguir liberalizando, pero en serio. Primero los españoles, los ciudadanos, y después el politiqueo
.
Ojalá
PAUL CADMUS
Paul Cadmus



[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción. No es necesario citar la fuente.
Cazurra Bit se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?;
2) si te muerdes mucho la lengua te desangras; 3) el futuro nunca espera;
4) el País Cazur; 5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja