Jueves
09 Junio 2005
Medio de opinión
Portada
León en zumo
Ojalá
Atractor León
El Púgil
En serio
Bang
Diario de a bordo
Agenda
Publicidad
DNI de Cazurra Bit
Hemeroteca

JUNIO 2005
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
NOTA: Las secciones 'Diario de a bordo', 'León en zumo' y 'Ojalá', se renuevan, los martes, miércoles, jueves y viernes. Las secciones 'En Serio', 'Atractor León', 'El Púgil' y 'Bang' se renuevan todos los martes.
FAVORITOS
El Catoblepas
Juan de Mariana

GEES
Daniel Pipes

Red Liberal
Libertad Digital
AVT
Basta Ya
Cato Institute
AEI
IEA
Junkscience
Reason
TCS
Marginal Revolution
Independent
Inst. para la Lib.
CNE

Bitácoras liberales
Desde el exilio
1812
Ajopringue
Anti-Izquierdismo
Areopagítica
Barcepundit
Batiburrillo
Bitácora de LD
El Blog Liberal
Boker Tov, Sefarad
El buque negro
Cajón de sastre
Carmelo Jordá
Cine y política
El ciudadano liberal
Cocaína intelectual
Contra la servid.
El Cristal Roto
Criterio
David Millán
Desde la caverna
Desde Sefarad
Deshacer el mundo
Diarios d. Estrellas
Erpayo
Escalas Atlánticas
Feyndem
Figaro's Blog
Freelance Corner
Haciendo amigos
El halcón liberal
Hispalibertas
La Hora de Todos
Humeando letras
Jorge Valín
Laissez-Faire
El Liberal, el Feo...
Liberal Fino
El Liberal Ultra...
El Liberal Vascong.
Libertad provisional
La mano invisible
Mierda en España
El negocio de la lib.
El Observador
Pistas
Polític. incorrecto
El Príncipe
El provocador lib.
Radicalmente lib.
El Rincón
El rincón de la lib.
Road to Freedom
El Salmantino
Sandwiches
Si Rajoy fuera lib.
Sobre la Red 2.0
La Taberna Liberal
Todo un hombre

Tomania
Yoz
Zumbador
PARA CRÍMENES HORRENDOS
PENA CAPITAL
Antonio Yuste • 09 Junio 2005
Los abolicionistas de la pena capital no son defensores del valor supremo de la vida y tampoco representan la modernidad y la cima de los valores democráticos. Al revés, considerando las gravísimas amenazas del terrorismo, 11/S, 11/M, Escuelas de Beslán, Casablanca, ETA, y de variadas conductas aberrantes, son la encarnación misma de la barbarie, hacen imposible la defensa activa de la vida, subvierten nuestros valores hasta impedir el objetivo primordial de la justicia, reparar a las víctimas y erradicar el delito. Destruyen la libertad y hacen inviables las democracias.
LA CONSTITUCIÓN española abolió la pena de muerte. Fue en 1978. La abolición en caso de guerra se produjo en 1995. Fueron dos actos simbólicos y poco racionales. Se pretendía demostrar la bondad y ejemplaridad de nuestras democracias. Quienes abolían la pena de muerte eran gentes con la inteligencia nublada, arrebatada de ignorancia, pagada de sí misma y sin mérito alguno para tal estado de ánimo. Pensaron entonces y siguen pensando hoy que los únicos delitos posibles por los que cabía la pena capital eran políticos, es decir, que quien cometía el delito político sólo podía ser un valeroso militante revolucionario y quien aplicaba la pena máxima nada más podía ser un dictador o un régimen autoritario de derechas. Era muy importante que fuera de derechas. El resto de delitos, los delitos comunes, incluidos los de sangre, eran delitos redimibles por la pena donde los convictos los rehabilitaba y resocializaba el sistema penitenciario. El tiempo transcurrido ha servido para acentuar la estomagante ramplonería del planteamiento.

No entraré a discutir las premisas que inspiraban la acción de los activistas contra la pena de muerte. No merecen mi tiempo. Eran extemporáneas entonces y lo son ahora con más motivo. No faltaban los que levantaban la bandera del derecho supremo de la vida, descoyuntándolo como veremos, y los que invocaban la amenaza del error judicial que podría segar la vida a inocentes. Digo que el tiempo pasa y que urge abandonar el estado prolongado de irracionalidad.

Cómo en tantas cosas, Gustavo Bueno, una vez más, anticipadamente, ha hecho mucho y bien para reorganizar las ideas alrededor de la pena capital. Desde hace muchos años experimento un acusado sobrecogimiento cuando leo los libros de Gustavo Bueno, de los que me llega en primera instancia, más que los valores racionales que contiene, la exigencia moral que se autoimpone y la rectitud intelectual con la que aborda los distintos asuntos. Me llega antes su condición de hombre bueno que la de un agudo, perspicaz y sabio, muy sabio, filósofo.

Se matan en la carretera, anualmente, a miles de personas
Yo digo que todo sistema de justicia tiene que producir resultados. Los sistemas de justicia son perfectibles, los hacen los hombres y aspiran a reparar el daño inflingido a la víctima. Mediante el castigo se pretende, asimismo, rehabilitar al convicto y erradicar el delito. Los objetivos son loables pero tienen que ser alcanzables y los procedimientos a aplicar tienen que ser contrastados con los resultados. Sabemos que la justicia lenta es injusticia, la justicia que conmuta mal, es injusticia (el castigo tiene que ser proporcional al delito), la justicia que distribuye mal es injusticia (cuando se menosprecia a la víctima). La idea de la muerte está grosera y malintencionadamente manipulada. Se matan en la carretera, anualmente, a miles de personas y afirmar con rotundidad que no existe intencionalidad criminal y aún menos premeditación, es un antojo intolerable de quien así piensa. Ponerse al volante en determinadas condiciones es jugar a la ruleta rusa, reducir dramáticamente las posibilidades de supervivencia, las propias y las de terceros. ¿Dónde está escrito que la ruleta rusa es un juego de azar edificante? Las sentencias judiciales, las existentes, acuden a defender lo que expongo aunque reconozco que existe, en mi opinión, demasiado homicidio involuntario. No estoy proponiendo que se prohíba la circulación. Lo expongo porque tiro del hilo del mismo ovillo. Cuando un tirano, un régimen putrefacto, totalitario o teocrático extirpa la vida para perseguir a los rivales políticos, los delitos religiosos o ahogar la Libertad no está aplicando la pena capital en nombre de la justicia, nada de eso, está lisa y llanamente asesinando. La vida de la víctima no puede ser menos importante que la muerte del homicida. Punto exacto al que hemos llegado y muy peligroso para el destino de la justicia y de la Libertad.
Alemania. La guerra contra el capitalismo
Por Nico Wirtz
Existen ideales que se han desbordado hasta convertirse en quimeras perniciosas, trocando el ideal de justicia al que se aspiraba en injusticia flagrante y gravísima. Los enumero:
La exacerbación de las posibilidades de rehabilitación, haciendo tabla rasa, tarifa plana, para todos los casos, lo que se sitúa fuera de la experiencia de campo, del ámbito de la ciencia y de lo posible. La exageración del poder de reparación mediante el castigo con privación de libertad y terapias de grupo está fuera de lugar.
Son muchas las víctimas que no se sienten reparadas por los actuales castigos y que calman su frustación obligándose con la disciplina que impone el ordenamiento legal y su condición de buenos ciudadanos.
La exageración del derecho a la vida como valor supremo por encima del valor de la libertad, lo contradicen los hechos y viene al caso la existencia del terrorista suicida o el asesino suicida. El que después de matar o en le mismo acto se quita la vida.
Suponer que la justicia alcanza a todos es otra exageración sin fundamento, contrariada por los hechos. ¿Cómo reparar mediante un acto de justicia a las víctimas de un terrorista suicida o un asesino suicida?

Las guerras tienen diferentes causas y una de ellas es la imposibilidad de obtener justicia por procedimientos reglados, legales, inspirados en los principios de racionalidad, idoneidad y proporcionalidad de los distintos sistemas judiciales. ¿Cómo reparar a las víctimas del 11/S? Existen individuos y entidades en las sociedades políticas liberales con vocación por la exageración, en algunos casos bienintencionados aunque confusos y errados, que al apostar por ideas fantasiosas, propenden al desmantelamiento de los ideales de justicia. Existen otros individuos, malintencionados, nada confusos, que enarbolan los mismos supuestos exagerados con el afán de derrotar al sistema de justicia, es el caso de Josu Ternera, Arnaldo Otegui o lo fue la famosa Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco y lo es ahora el PNV, el PCTV o el Presidente Rodríguez (zETAp). ¿Por qué hay que negociar con Eta si abandona las armas? ¿por qué los asesinos se merecen un premio por dejar de matar? ¿Qué se les debe, o mejor, que les debe el Presidente Rodríguez? Es falso que la inmensa mayoría quiera negociar con ETA. ¿Por qué no convoca un referéndum el Presidente Rodríguez para averiguarlo? Por la sencilla razón de que sus propios electores lo abandonarían en mitad de la estepa. ¿Hay tomate? Por prudencia no convendría descartarlo.
Los errores cometidos por los legisladores y los jueces han sido tremendos
Volvamos al tema principal. Invocar la posibilidad del error judicial, para negar la necesidad de reintroducir la pena capital contiene el propósito, confeso o no, de desarmar el sistema de justicia de las sociedades políticas liberales. La posibilidad del error judicial es una contingencia humana que no debe paralizarnos para entender del “imbécil moral” que asesina cometiendo el mayor delito que se conoce contra la conservación del propio cuerpo o que lo tortura con variados procedimientos.

Reintroducir la pena capital permitirá no tanto resolver como afrontar mejor la posibilidades de resarcir a las víctimas de las embestidas de los psicópatas, de los reos de alta traición, del terrorismo, de la coalición de intereses terroristas, etarras e islámicos, y de los que tienen como estrategia impedir la acción de la justicia (terroristas suicidas) pero que se rodean de secuaces dispuestos a cometer los mismos delitos. En estos casos la pena capital puede actuar de manera disuasoria y lo que es decisivo puede proporcionar resarcimiento a la víctima o resolver los gravísimos problemas de injusticia conmutativa o distributiva que ocasiona su no existencia. ¿Qué hacer con los psicópatas, con lo caníbales, con los sádicos sanguinarios, con gentes de gatillo fácil o los violadores sistemáticos?.

La reintroducción de la pena capital resuelve muchos más problemas, muchísimos más que los que se derivan de presuntos errores judiciales. Necesitamos enfrentarnos al “imbécil moral” y dejo dicho que para mí lo es tanto o más el terrorista etarra e islámico o la coalición de ambos como el psicópata. Solicito por tanto la restitución de la pena capital para los asesinos convictos y confesos de crímenes horrendos al que cabría añadir el delito de alta traición y me sumo a la petición formulada por Gustavo Bueno hace años, exactamente, en 1995.

¿Hago bien si recuerdo que muchos terroristas de Eta e islámicos son protagonistas de crímenes horrendos o me lo tengo que callar? Ningún sentido tiene proteger la vida de estos últimos cuando ellos mismos se disponen a liquidarla. Tiene mucho sentido, sin embargo, al contrario, retirarle el bien supremo, su propia vida, al que se dispone a usarla para arrebatársela a los demás mediante un acto terrorista. Lo que ya no podremos reparar son los gravísimos daños judiciales cometidos por la aplicación de penas poco racionales, nada idóneas y exentas de proporcionalidad. Los errores cometidos por el legislador y los jueces han sido tremendos.

En el derecho germánico existió el derecho de los familiares de la víctima a obtener venganza con la vida y las propiedades del autor del hecho delictivo, o bien con los miembros de su parentela. La deseseperación de los israelíes les ha empujado a recuperar dicha figura, excepto el de la pena capital que es iirelevante porque tienen en vigor el estado de excepción limitado. En el derecho germánico se entiende por pena capital la pérdida de la vida y existieron fórmulas diferentes de aplicación dependiendo del delito. Así el descuartizamiento mediante el hacha era pena reservada, casi exclusivamente, para los delitos de traición. No imagino a activista alguno de Aministía Internacional haciendo campaña contra la pena de muerte en Irak. Tampoco imagino a iraquí alguno, excepto que pertenezca Al Qaeda, haciendo campaña para la abolición de la pena capital. ¿Qué hacer con un iman que instaura la sharia en una comunidad musulmana española y mediante un tribunal religioso lapida a una mujer (en secreto) bajo la acusación de infidelidad? ¿Existen en España lapidaciones secretas? Yo lo considero un crimen horrendo. Mañana, día 10, más.
-----Joan Ridado (ERC)
MOSCA CAZURRERA. El dispensador de honores. El portavoz parlmentario de ERC en la Generalidad, Joan Ridao, acusa a los firmantes del Manifiesto "Ciudadanos de Cataluña por un nuevo partido en Cataluña no nacionalista y de izquierdas", de estar dentro de la marginalidad política, panfletarios y demagógicos. ERC, por el contrario, viene del huevo derecho de Dios y de la supremacía linguística y racial. Casi nada. Todos firmes.
León en zumo
La generación de la brea. La ciudad inservible
Ojalá. MARÍA FRIBERG
Bang. El Large Hadron Collider y el Bosón de Higgs
TODOS APRENDIMOS en el colegio que la materia está compuesta por átomos, y que estos a su vez contienen protones, neutrones y electrones. Pero la realidad es mucho más compleja y existen muchas más partículas en el mundo de lo diminuto. Un tipo de partículas subatómicas, son los bosones. Estás partículas son especialmente interesantes porque son las que “generan” las fuerzas del universo.
El Púgil. Alemania. La guerra contra el capitalismo
LA ALIANZA MALDITA anti-mercado libre entre sindicatos de trabajo, el SPD y largos segmentos del CDU encaja bien dentro del estado emocional de las cosas en la Alemania contemporánea. Con la economía de Alemania, sus programas de bienestar social y el mercado de trabajo en una crisis seria, la gente está comenzando a perder su espíritu emprendedor.
Atractor. A por la prejubilación. Indigencia moral
EL EXPEDIENTE Antibióticos constituye un caso tópico del proceso sindical español. La historia de Antibióticos recrea a pequeña escala, con todos los detalles e ingredientes que le son propios, la historia sindical española del último cuarto de siglo y reproduce todos los patrones de una población en grave estado de indigencia moral.
En serio. Educando sin educar
EL SISTEMA Educativo Español garantiza a todos el mismo fracaso. Es igualitario.



[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción. No es necesario citar la fuente.
Cazurra Bit se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?;
2) si te muerdes mucho la lengua te desangras; 3) el futuro nunca espera;
4) el País Cazur; 5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja