Viernes
28 Enero 2005
Medio de opinión
Portada
León en zumo
Ojalá
Atractor León
El Púgil
En serio
Bang
Diario de a bordo
Agenda
Publicidad
DNI de Cazurra Bit
Hemeroteca

ENERO 2005
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
NOTA: Las secciones 'Diario de a bordo', 'León en zumo' y 'Ojalá', se renuevan, los martes, miércoles, jueves y viernes. Las secciones 'En Serio', 'Atractor León', 'El Púgil' y 'Bang' se renuevan todos los martes.
LA PRENSA SERIA AMARILLEA
Colapso de credibilidad
Antonio Yuste • 28 Enero 2005
La libertad, la justicia y el orden
HE ESPERADO, por prudencia, a disponer de una traducción completa al español del discurso de toma de posesión del Sr. Bush. Siempre es bueno escuchar el pálpito del imperio, escuchar cómo respira. Aporta pistas sobre la agenda internacional a la que tendremos que sumarnos o enfrentarnos. Ni siquiera bajo tortura debe uno fiarse de los informativos de la televisión, de sus editores, redactores y corresponsales, no tienen escrúpulos y donde dice llegó ponen adiós al dictado de mandatos extraprofesionales. Son el brazo mediático de algún grupo de presión. La prensa escrita hace años que ha perdido la compostura, su red de corresponsales acostumbra a escribir desde las particulares militancias e intenta pasar de matute sus obediencias extraprofesionales como elucidación neutra y objetiva. Ya nadie engaña a nadie. Empezamos a sentirnos confortables con los medios que no se ocultan y al primer jirón te enseñan el carné y sus preferencias. La pretendida objetividad hace una década que huyó hacia un destino incierto. Quizá por eso el gran éxito de los blog personales y de esta página, Cazurra Bit, del que soy el primer sorprendido. Dicen los que me quieren, “a ti, Antonio, es que se te ve venir y a menudo sentir, se te ve sentir”. Son amables. No me descuido, vigilo para que los temblores del espíritu dejen huella en estos renglones. A nadie quiero engañar. Los lectores y en general los españoles estamos poco acostumbrados a contemplar la cosa general desde la óptica de los derechos civiles y políticos, desde la trinchera de la libertad. Mi casamata, Diario de a bordo, no está protegida. Escribo en abierto. Es una lástima que nuestro ordenamiento legal sea tan poco atento con nuestros derechos civiles y políticos, que los tengan en tan poca consideración. Las simulaciones, las apariencias y las formas apenas logran escamotear un ordenamiento legal, reglamentario y electoral desmayado de futuro y muy despreoucpado de nuestros derechos.

Los discursos de toma de posesión son usados por los presidentes demócratas y republicanos desde Abraham Lincoln para invocar el alto destino del pueblo useño y su misión en la historia. Así lo viven y son conscientes de ello. Los presidentes electos o reelegidos utilizan el discurso para hablar de filosofía y del largo plazo dejando en suspenso las urgencias gubernamentales y la lucha partidaria. Los resultados suelen ser muy desiguales. Sentía una gran curiosidad por este discurso. El del primer mandato me decepcionó e hice algunas especulaciones con amigos sobre los derroteros del actual y sobre la orientación estratégica del mismo. No he acertado.

Estados Unidos es un pueblo de aluvión, todos son inmigrantes o descienden de ellos. Para ser useño no les queda más alternativa que amar y rendir culto a los valores de la Democracia y la Libertad encarnados en la Declaración de Independencia, la Constitución y la Declaración de Derechos. En 1961, en su toma de posesión, John F. Kennedy pronunció aquel vibrante requerimiento que pasó totalmente desapercibido para la izquierda europea muy devota de San Carlos Marx: “Que cada nación sepa, ya sea que nos desee el bien o el mal, que pagaremos cualquier precio, soportaremos cualquier carga, enfrentaremos cualquier enemigo, para asegurar la superviviencia y el éxito de la libertad”. Magistral en la forma y en el fondo. Casi se lía a guantazos nucleares con Kruchef, se lo tomó muy en serio. En enero de 1981, Ronald Reagan, de manera menos literaria y más directa presento Estados Unidos como “el ejemplo de libertad y luz de esperanza para aquellos que no son libres”. Hasta la fecha ha sido el más cumplidor de todos, acabó con el imperio Soviético y liberó a un porrón de países de golpe. Bill Clintón proclamó de manera asertiva, en 1993, que “nuestras esperanzas, nuestros corazones, nuestras manos están con aquellos que, en cada continente, construyen la democracia y la libertad. Su causa es la causa de Estados Unidos”. Fue dubitativo, era su estilo, lo echaron de Somalia con el rabo entre las piernas y estuvo remolón con Milosevic que a punto estuvo de vaciar los Balcanes.
A los useños les encanta considerar la libertad un derecho recibido de Dios, innegociable. Yo no me atrevo a tanto, a que sea recibido de Dios pero me encanta que tienda a ser innegociable. Cristo se hizo hombre y murió en la cruz para hacer la vida sagrada. Fue su manera de redimirnos. De ese hilo viene la Libertad y nuestros derechos. Dos mil años rezando para acabar en una sucinta Declaración de Derechos, ¿qué tendrán, por qué son tan complicados?. Cuando la vida no es sagrada todo se complica y los derechos y libertades de los hombres tienden inevitablemente a la rebaja y a ser discutidos. Bush ha dicho, literalmente, “Es política de Estados Unidos procurar y apoyar el crecimiento de los movimientos e instituciones democráticas en toda nación y cultura, con la meta final de terminar con la tiranía en nuestro mundo”. “Las verdaderas democracias no le hacen la guerra a otras democracias ni apoyan a los terroristas”.

Dicha declaración vista desde la óptica de los devotos de San Carlos Marx y tribus pertenecientes al mismo árbol genealógico, dichas palabras, torticeramente, se han interpretado como un programa imperial para imponer la democracia por la fuerza en el planeta. Si fuera cierto lo que dicen los devotos de San Carlos Marx y tribus descendientes, estaríamos ante un buen imperio. No es el caso. Impondrán la democracia por la fuerza en algunos países. En unos poquitos, por desgracia. El imperio es poderoso pero enseguida se cansa de imponer la democracia. Aunque para imponer la democracia y preservar la libertad, hay que decirlo, los useños son mucho más consistentes que la Muy Noble y Vieja Europa de estilo cansino y permanentemente cínico. San Carlos Marx, el gordito orondo, que se asombró con el valor de cambio, que una cosa pudiera valer de manera distinta a su valor de uso, y que jamás acabó de comprender, debido sin duda a que jamás fue al mercado o bajó a hacer la compra, que odiaba el industrialismo y sus podridas máquinas herramientas, sembró el viejo continente de herederos muy atentos al parné y muy displicentes con la libertad a la que siguen otorgando pocos méritos.

“Estados Unidos no acepta que los disidentes encarcelados prefieren sus cadenas o que las mujeres acogen con agrado la humillación y la servidumbre, o que algún ser humano aspira a vivir a merced de los abusadores”. Son palabras de Bush que constituyen la prueba inequívoca para los herederos de San Carlos Marx de los arteros propósitos imperialistas del actual inquilino de la Casa Blanca. ¿Qué quieren saber que ya no sepan?. El martes que viene, día 1 de febrero, más

MOSCA CAZURRERA. La Iglesia sale del armario. Exige respeto y menos bromas con los creyentes. El PSOE se hace el distraído y exige que siga siendo de esparring para las prácticas izquierdistas. Hay de aquel que ose reírse de las incosistencias de la izquierda. Toquen madera, ahí se acabaron todas las bromas y no olviden que están en el gobierno.
León en zumo
La ciudad de la energía encoge
Toda la magia del cine en un cartón de palomitas
A 200 por hora
Ojalá. JOHN CHAMBERLAIN
Bang. Hasta el agua pura es pura química
POR ALGUNA razón, todo lo relacionado con la química ha obtenido mala fama en las últimas décadas. Decir que algo es químico hoy se entiende como sinónimo de que es nocivo. Incluso se habla de “químicos tóxicos” (en vez de sustancias tóxicas), como si los profesionales de esta ciencia pudieran ser venenosos.
El Púgil. Una aproximación a los arbitristas del Siglo XVII
A FINALES del siglo XVI y principios del siglo XVII comienza a usarse la palabra «arbitrista». En un principio era un término aplicado literalmente a aquél que proponía proyectos, esquemas, «arbitrios». Siendo usado para definir a aquellos hombres que idearon todo tipo de esquemas con el intento de contribuir a la restauración política del Imperio español. La palabra «arbitrista» ha llegado hasta nuestros días con una consideración negativa, a pesar de que a quienes iba dirigida, no se consideraban, en su mayor parte, como tales.
Atractor. Hacia una propiedad de calidad
EN LEÓN, existen micros, pequeñas y medianas empresas con gran y extraordinario potencial, ya funcionando, pero olvidadas de la mano de Dios y condenadas a sobrevivir contra todo, contra las leyes, contra la indiferencia, obligadas a competir en condiciones perniciosas y siendo víctimas de la desidia general. Las empresas de capital riesgo al uso, existentes en España, por su naturaleza, por sus objetivos, por sus formas de operación, llenas de personal sin experiencia empresarial, han sido creadas y concebidas para rendir honores a la tiranía del absurdo perpetuo.
En serio. No se admiten bromas
A MULTILATERAL no le ganaba nadie, tenía más de cien caras.


[c] COPIALIBRE. Autorizada su reproducción. No es necesario citar la fuente.
Cazurra Bit se inspira en seis principios: 1) ¿dar puntada sin hilo?;
2) si te muerdes mucho la lengua te desangras; 3) el futuro nunca espera;
4) el País Cazur; 5) la transparencia es bella; y 6) esto no es jauja